El Melanoma

Melanoma

 

Definición

El melanoma es  un tipo de cáncer de piel, que se origina en los melanocitos, que son células presentes en la epidermis. Los melanocitos producen un pigmento marrón llamado melanina, la cual nos protege de los efectos nocivos del sol, y nos da un aspecto bronceado.

Los melanomas pueden aparecer en cualquier parte de la piel, pero son más frecuentes en ciertas áreas, como en el cuello y el rostro. En los  hombres el sitio más común es el pecho y la espalda y en mujeres en las piernas.

Los melanomas también pueden aparecer en otras partes del cuerpo como los ojos, la boca y los genitales pero son menos frecuentes que los melanomas de piel.

 

Causas

El riesgo de padecer un melanoma depende de factores relacionados con el propio individuo como  su  historia familiar, es decir, si  algún miembro de la familia ha padecido un melanoma y también de factores ambientales como  la exposición solar.

Como ya hemos mencionado una de las causas principales de la aparición del melanoma, es la exposición excesiva a la radiación de la luz ultravioleta UVA y UVB.

Esta radiación UVA y UVB, actuaría sobre las células epidérmicas  dañando el   ADN de los melanocitos  y creando una mutación en los genes celulares, que podría  dar lugar a la formación de un tumor.

Algunos estudios sobre quemaduras solares, sugieren una relación directa entre las quemaduras solares a edades tempranas y el riesgo de padecer un melanoma.

 

Medidas preventivas del melanoma

La exposición excesiva al sol es un peligro para nuestra salud, por tanto se deben adoptar una serie de medidas de protección.

  • Utilizar un fotoprotector adecuado en función del fototipo  de cada persona,   que se establece en función del color de los ojos y el tono da la piel. Piel clara y ojos claros deben usar productos solares con un índice de protección elevado y por el contrario personas con piel morena  y ojos oscuros , podría utilizar productos con índices de protección más bajos.
  • Repartir uniformemente el producto por todo el cuerpo.
  • Utilizar sombreros y camisetas como protección adicional
  • Tomar el sol de forma gradual  y evitar tomarlo   entre las 12h-16h por ser las horas de irradiación más intensa.
  • Protejer los ojos con una gafas adecuadas que protejan  el 100 % de la radiación  UV.
  • Beber abundante agua, especialmente en verano, época en la cual nuestra piel necesita un aporte de agua mayor.

 

Detección  

Para poder saber si la  apariencia de una mancha o peca en la piel es sospechosa de derivar hacia un melanoma, se debe aplicar  una regla denominada como ABCDE:

  • Asimetría: los lunares son redondos y simétricos, mientras que los melanomas son asimétricos.
  • Bordes irregulares: los  lunares tienen bordes regulares en cambio  los bordes de los melanomas son irregulares.
  • Coloración :los lunares tienen una coloración regular, un solo color, los melanomas tienen 2 tonos de color,  son no homogéneos
  • Diámetro: los melanomas tienen un diámetro  superior a 6 mm.
  • Evolución: el melanoma crece en diámetro, mientras que los lunares permanecen pequeños.

Ante cualquier cambio  que observemos en la morfología de  un lunar o mancha en la piel, como forma asimétrica, diámetro, color cambiante y sangrado  o bordes irregulares, se debe consultar con el  dermatólogo, para que realice una valoración.

 

Tratamiento

Si el melanoma se detecta precozmente, se puede realizar una extirpación quirúrgica de la práctica totalidad del melanoma.

Una vez  realizada la cirugía únicamente los pacientes con un alto riesgo necesitan inmunoterapia adicional. Si en un periodo entre 3 a  5 años no se  ha reproducido el melanoma, las probabilidades de que se reproduzcan son muy bajas.

Siempre que se observe un cambio en el aspecto de un lunar o  mancha en la piel, consultar a su médico o farmacéutico.***