Halitosis

Halitosis

Definición de halitosis

Halitosis es el término utilizado para el mal aliento. El mal aliento puede tener muchas causas y podría ser el signo de un problema subyacente. Es un problema social y un síntoma frecuente en atención primaria que no siempre se consulta.

 

Causas y factores de riesgo

La mayoría de los casos, el 80%, de mal aliento (también llamado halitosis) provienen de tener algo en la boca. Se alojan alimentos entre los dientes, alrededor de las encías y en la lengua. Si no se cepilla los dientes y no usa hilo dental todos los días, estos alimentos pueden pudrirse. Los restos de alimentos podridos provocan un olor desagradable en la boca y pueden ayudar a que crezcan bacterias en la boca. Estas bacterias pueden provocar enfermedad de las encías, lo que llamamos gingivitis. La gingivitis también provoca mal aliento.
Existen unos factores que influyen en la calidad y cantidad de saliva que, también y por consecuencia, pueden intervenir en su aparición:
- Prótesis dentaria y ortodoncia.
- Disminución en cantidad de saliva durante el sueño, produciendo halitosis transitoria ó aliento matutino, que responde a la higiene oral habitual. Otras causas pueden ser por respiración nasal, fármacos…etc.
- Tabaco, alcohol, marihuana.
- Ayuno y dietas hipocalóricas.
Los alimentos que ingerimos también pueden afectar al aliento. Ejemplos comunes de alimentos y bebidas que pueden provocar mal aliento incluyen las cebollas, el ajo, el queso, el pastrami, determinadas especias, el zumo de naranja y las gaseosas. Una vez que se digieren estos alimentos, los aceites que contienen son absorbidos al torrente sanguíneo y transportados a los pulmones. El olor se emite en el aliento hasta que todos los alimentos hayan abandonado el cuerpo.
El mal aliento también podría ser signo de un problema de salud. Las infecciones de los senos paranasales,  las infecciones crónicas de los pulmones, las enfermedades del hígado o de los riñones, digestivas, intoxicaciones  y la diabetes son algunas afecciones de la salud que pueden provocar mal aliento.

 

Prevención y Tratamiento

Cepíllate los dientes al menos 2 veces todos los días usando un dentífrico con flúor. Asegúrate de cepillarse la zona que se encuentra entre las encías y los dientes, además de todas las superficies de los dientes. Cada vez que se cepille los dientes, use el cepillo de dientes para limpiarse la superficie de la lengua.
Use hilo dental al menos una vez al día para eliminar los alimentos atascados entre los dientes.
Coma más frutas y verduras todos los días. Coma menos carne.
Evite los alimentos que le provocan mal aliento. También intente evitar las bebidas alcohólicas, que a menudo provocan mal aliento.
Evite usar productos derivados del tabaco. Cualquier tipo de tabaco puede provocar halitosis.
A veces, tener sequedad en la boca ocasiona un olor desagradable. Si tiene la boca seca, puede chupar mentas sin azúcar, masticar chicle sin azúcar o beber más agua.
La mayoría de los enjuagues bucales no tienen un efecto duradero sobre el mal aliento. Si usted usa un enjuague bucal, haga buches durante 30 segundos antes de escupirlo. El mejor momento para usarlos es por la noche, ya que los restos del producto quedan en la boca, que es cuando la actividad bacteriana es mayor y el flujo de saliva menor.
Si usa dentaduras postizas removibles, sáqueselas por la noche. Cepille las dentaduras postizas y remójelas por la noche en una solución desinfectante. Los aparatos ortopédicos y retenedores removibles también deben limpiarse. Siga las indicaciones de su dentista.
Visite a su dentista dos veces al año para que le realice una higiene buco-dental.
Si no puedes librarte del mal aliento, Alphega Farmacia te recomienda programar una visita con tu médico para averiguar si hay un problema más grave que lo esté provocando.

 

Para un consejo más personalizado, no dudes en contactar con tu farmacéutico Alphega. Haz click aquí para encontrar tu Farmacia Alphega más cercana o escríbenos tus dudas en la sección Pregúnta a tu Farmacéutico, haciendo click aquí.