Astenia primaveral

Astenia primaveral

 

Definición del proceso

¡Empieza la primavera! Días más largos, temperaturas más cálidas, abrigos fuera y... primeros intentos para ponerse a punto antes del verano. Ponernos en forma físicamente y prepararnos anímicamente para los cambios estacionales. Unos cambios que ya empezamos a notar en el ambiente y que, aunque los esperamos con ansia después del “crudo” invierno, a menudo provocan la astenia primaveral, esa desagradable sensación de fatiga física y mental. Pero en nuestras manos está combatirlo, y de la forma más sencilla: con una buena alimentación, es decir, variada, sencilla y con productos de temporada. Un hábito saludable que nos ayudará a renovar la energía, a sentirnos bien y, además, a controlar el peso y conseguir la figura deseada para lucir en la playa.

Debemos fortalecer nuestro organismo y aportarle las herramientas necesarias para combatir los altibajos que provoca el cambio de estación. Fortalecer cuerpo y mente y aprovechar que el día es más largo para salir y tomar el aire, caminar y realizar ejercicio. Así lograremos recuperar el vigor que hemos perdido con el frío y esperar el verano con una sonrisa.

Síntomas

La primavera es una estación alegre, con más horas de luz y temperaturas más suaves y agradables. Sin embargo, con el cambio de estación, a muchas personas les invade una sensación de debilidad, tanto física como psíquica. Se trata de la astenia primaveral, un trastorno leve que puede llegar a dificultar la realización de las tareas más simples.

La astenia primaveral afecta a una de cada diez personas y se caracteriza por una profunda sensación de cansancio, agotamiento, decaimiento y falta de energía para realizar cualquier actividad habitual. Los principales síntomas a los que se enfrentan las personas que la sufren son:

  • Tristeza sin motivo aparente.

  •  Irritabilidad.

  • Falta de apetito.

  • Practicar ejercicio.

  •  Cierta pérdida de memoria.

  • Tensión arterial baja.

  • Tono vital bajo.

  • Ausencia de interés sexual.

  • Dolor de cabeza y malestar general.

  • Debilidad muscular para hacer cualquier esfuerzo.

  • Cansancio.

Hay que tener en cuenta que estos síntomas, aunque molestos, son leves y temporales, y en ningún caso deberían prolongarse durante más de seis meses.

De ser así, hay que acudir al médico para descartar otras enfermedades orgánicas (infecciones o alteraciones cardíacas) que también causan debilitamiento y fatiga.

El cambio de estación

Aunque se desconocen las causas exactas, se la relaciona directamente con las variaciones ambientales que conlleva la nueva estación (cambio horario, lumínico, de temperatura...) y con la disminución de beta-endorfinas en la sangre, que son las sustancias encargadas de regular el sistema “bienestar-malestar”.

El cambio de estación altera estas sustancias, y ello es lo que provoca esta desagradable sensación de fatiga. La astenia puede ser de dos tipos:

De origen físico. Cuando provoca debilitamiento corporal.

De origen nervioso. El cansancio aparece a la hora de realizar una actividad mental. Por ello, es la que afecta principalmente a estudiantes.

Cómo combatir la astenia

  • Dormir las horas necesarias.

  • Practicar ejercicio.

  • Seguir una alimentación que incluya productos energéticos: dátiles, frutos secos, plátanos, legumbres, pastas, chocolate.

  • Si es necesario podemos tomar algún complemento vitamínico, previa consulta con el médico o farmacéutico.

  • Incluir en nuestra dieta algún complemento dietético.

Entre los los productos que nos pueden ayudar a vencer la astenia primaveral, podemos mencionar:

  1. Jalea real. Actúa como estimulante, tonificante y euforizante.
  2. PolenTiene propiedades equilibrantes, vigorizantes y energéticas.
  3. Levadura de cervezaContiene vitaminas del grupo B.
  4. Oligoelementos. Cobre, fósforo, hierro y manganeso.

En definitiva, respetar las horas de sueño y realizar ejercicio, aunque sea moderado, ayuda a combatir los síntomas de la astenia primaveral.

 

Para un consejo más personalizado, no dudes en contactar con tu farmacéutico Alphega. Haz click aquí para encontrar tu Farmacia Alphega más cercana o escríbenos tus dudas en la sección Pregúnta a tu Farmacéutico, haciendo click aquí.

 

Otros temas relacionados que te podrían interesar son:

- Alergias