Vivir con esclerosis múltiple: consejos y recomendaciones

vivir con esclerosis múltiple

A menudo, cuando a una persona le detectan esclerosis múltiple, el impacto psicológico suele ser muy grande. Y es que la esclerosis múltiple es una enfermedad crónica que afecta al Sistema Nervioso Central. Sus síntomas son la fatiga, falta de equilibrio, dolor, alteraciones visuales y cognitivas, dificultades del habla, y temblores.

Esta enfermedad suele manifestarle, casi siempre, a personas de entre 20 y 30 años. Una de las particularidades de la esclerosis múltiple es que no se puede pronosticar, ya que afecta de manera muy diferente a una persona y a otra. No es contagiosa ni hereditaria y no se conoce ni su causa, ni su cura.

Por ello, cuando te diagnostican esclerosis múltiple, sabes que te acompañará toda la vida. Sin embargo, es aconsejable seguir una serie de pautas para poder llegar a convivir con esta enfermedad. Todo ello es fundamental para mantener una calidad de vida acorde con la situación de cada paciente.

Cómo convivir con la esclerosis múltiple

A continuación os dejamos con algunas pautas que pueden seguir los pacientes de esclerosis múltiple, publicadas en la página web de Hospital Clínic de Barcelona.

Embarazo

Una cuestión que puede preocupar a muchas mujeres con esclerosis múltiple es el tema del embarazo. Pues bien, no hay de qué preocuparse en este sentido. Se ha demostrado que el embarazo, lejos de afectar, ayuda a disminuir los brotes durante la gestación (aunque por el contrario, tras el parto, pueden incrementarse). Además, no hay riesgo alguno para el bebé. Tampoco provoca una menor fertilidad, aunque sí que puede producir una disminución de la libido o disfunción sexual.

Vida laboral

Se aconseja a los pacientes de esclerosis múltiple no apartarse de la vida laboral, si bien es cierto que en ciertos casos, la aparición de brotes pueden dificultar la normalidad en el trabajo.

Ejercicio

El ejercicio físico no interviene en el curso de la enfermedad, pero sí puede ayudar a prevenir complicaciones derivadas de la misma.

Además de todo esto, el apoyo en familiares amigos es fundamental, así como llevar un estilo de vida saludable (como cuidar la alimentación o evitar el tabaco y el alcohol en exceso), para evitar un incremento en los brotes y que los síntomas sean más acusados.