Diferencia entre la depresión y la ansiedad

Diferencia entre la depresión y la ansiedad

La ansiedad se puede definir como la anticipación a un daño o desgracia futuros, acompañada de un sentimiento desagradable y/o síntomas somáticos de tensión. En definitiva, una señal de alerta que advierte sobre un peligro inminente y permite a la persona que adopte las medidas que crea necesarias para enfrentarse a esa amenaza. En muchas ocasiones, cierto grado de ansiedad es incluso deseable para manejar las exigencias normales del día a día. Cuando se sobrepasa cierta intensidad es cuando se convierte en intolerable y puede convertirse en un problema.

La depresión se presenta como un conjunto de síntomas de predominio afectivo (tristeza patológica, apatía, desesperanza, decaimiento, irritabilidad e impotencia frente a las exigencias de la vida). La personas que padecen este problema entran en un estado de profunda tristeza que los lleva a llorar o sentirse angustiados durante parte del día.

 

Síntomas

La ansiedad se caracteriza por la presencia de todos o algunos de los siguientes síntomas físicos:

  • Inquietud o impaciencia
  • Fatiga
  • Dificultad para concentrarse
  • Irritabilidad
  • Tensión muscular
  • Alteraciones del sueño
  • Temblores, sudoración y olas de calor.

Los síntomas de la depresión son muy variados y no sólo consisten en “sentirse triste” y su frecuencia e intensidad depende de cada persona, pero los más importantes son:

  • Ánimo bajo, sentimientos de desesperanza y tristeza
  • Pérdida de interés por las actividades con las que antes se disfrutaba o reducción del placer a la hora de realizarlas
  • Irritabilidad
  • Ansiedad
  • Ganas de llorar sin motivo
  • Cansancio
  • Problemas de sueño
  • Cambios en el apetito que producen aumento o disminución del peso
  • Dificultad para concentrarse
  • Sentimiento de culpa
  • Pensamientos negativos y excesiva autocrítica
  • Ideas de suicidio

 

Causas

Las causas del trastorno de ansiedad no son totalmente conocidas, pero parecen estar asociadas a varios factores genéticos (hereditarios y familiares), neurobiológicos (áreas del cerebro y sustancias orgánicas), psicológicos, sociales y culturales. En la aparición de la ansiedad cobran mucha importancia tanto los factores de predisposición individual (personalidad) como los derivados del entorno.

En el caso de la depresión, las causas no se conocen con certeza, lo que sí es seguro es que no surge porque se esté haciendo algo mal o porque se sea más débil que los demás. Es posible que haya pasado algo que lo haya desencadenado, pero normalmente se producen por una serie de factores psicológicos (relacionados con la personalidad), genéticos y bioquímicos (se producen alteraciones de los neurotransmisores en las sinapsis, o conexiones, neuronales).

Como puedes ver, hay muchos síntomas y causas comunes, que provocan que no siempre resulte sencillo diferenciar entre ansiedad y depresión. De hecho, la OMS, dentro de su clasificación internacional de enfermedades, incluye el trastorno mixto ansioso-depresivo, en el que se dan posibilidades de combinación de síntomas propios de la ansiedad y de la depresión.

 

¿Qué nos puede ayudar a diferenciarlas?

Ansiedad

  • Se reacciona ante un evento interpretándolo como una amenaza.
  • El miedo es el sentimiento que prevalece en la ansiedad.
  • Se relaciona con el temor a que se produzca un acontecimiento desagradable que puede suceder.
  • En general, no se producen variaciones en el estado de ánimo a lo largo del día ni en las estaciones del año.
  • En general, no se aprecia una pérdida del disfrute o del placer.

 

Depresión

  • Se reacciona ante un evento percibiéndolo como una pérdida o fallo.
  • La tristeza es el sentimiento que prevalece en la depresión.
  • Los pacientes deprimidos pueden sufrir variaciones en el estado de ánimo a lo largo del día y en las estaciones del año.
  • Se aprecia una pérdida del disfrute o placer.

 

También te puede interesar:

depresión y ansiedad Prevenir el dolor de cabeza Migrana, tengo migrana

Depresión y ansiedad, ¿debo preocuparme?

8 formas para prevenir el dolor de cabeza

Migraña