Asma y embarazo

Asma durante el embarazo

El asma es una enfermedad crónica que se caracteriza por producir inflamación en las vías aéreas, es decir, en los bronquios. Esta inflamación provoca el aumento de moco y la contracción de los músculos que rodean a los bronquios. Todo ello desemboca en una serie de síntomas bastante desagradables para el paciente, como episodios de tos, pitos en el pecho, opresión de la caja torácica y una sensación de no tener suficiente aire para respirar.

El asma es una enfermedad para la que hay que llevar un seguimiento y un tratamiento, especialmente en la etapa de embarazada. Pero, ¿son compatibles todos los tratamientos con el estado de gestación?

La prevención, fundamental para las mujeres embarazadas con asma

Una de las primeras cuestiones que debemos valorar es el origen del asma. Si se trata de un asma derivada de una alergia, la prevención es fundamental.  En ese caso, es vital que las mujeres embarazadas se mantengan alejadas de los alérgenos que les produzcan asma. Hay que recordar que el asma no controlada supone una disminución en la cantidad de oxígeno en la sangre de la madre, que puede derivar en una reducción también del oxígeno en la sangre del bebé, lo cual puede resultar peligroso.

Los tratamientos del asma en el embarazo, ¿es seguro tomar medicamentos?

En los casos en los que el asma no es causada por agentes alérgenos, es necesario llevar un tratamiento. Hay medicamentos con corticoides muy eficaces, y broncodilatadores inhalados que permiten llevar un control de la enfermedad durante todo el embarazo. En general, a pesar de que los medicamentos por norma están contraindicados durante el embarazo, el médico sopesará el riesgo que existe para el bebé si no se controla el asma en su madre. Y lo más común es que al valorar las circunstancias, sea preferible y más seguro llevar un tratamiento y evitar que en algún momento el bebé pueda quedarse sin oxígeno suficiente.

Durante el embarazo, los síntomas en las mujeres asmáticas pueden variar, mejorando o empeorando su situación. Lo habitual es que los peores brotes puedan darse entre las semanas 24 y 36 de gestación, y que el último mes sea un momento en el que los síntomas del asma mejoren.

 

En cualquier caso, quédate tranquila. Si tienes asma en el embarazo, no dudes en contactar con tu farmacéutico Alphega te aconsejará el mejor tratamiento que no afecte a tu bebé. Haz clic aquí para encontrar tu Farmacia Alphega más cercana o escríbenos tus dudas en la sección Pregunta a tu Farmacéutico, haciendo clic aquí.

 

También te puede interesar:

diabetes gestacional Embarazo seguro chica que se cuida la piel tras el embarazo

La diabetes gestacional

Embarazo seguro, bebés sanos Cómo cuidar tu piel tras el embarazo